Pegging, ¿te atreves? Prueba con estas posiciones

1 septiembre, 2018 4 mins de lectura
Compartir

Hay prácticas sexuales que no parecen ser tan convencionales, no porque la gente no las practique, sino porque les da pena hablar de ellas y se convierten en un tabú. El pegging, término que se hizo famoso en el 2010 gracias a un post llamado Savage Love en una columna sexual escrita por Dan Savage, consiste en que una mujer estimule analmente a un hombre.

Hay dos opciones para lograrlo: 

  1. El Anal Fingering, es decir, utilizar tus dedos.
  2. Con el uso de juguetes sexuales, como un Strap-on

Si eres una mujer dominante, el pegging es la práctica perfecta para cumplir tus fantasías. Y si eres hombre y nunca lo has intentado, ¿qué estás esperando? Te garantizamos que un orgasmo prostático será la sensación más placentera que experimentarás en tu vida. En Let’s Kinky sabemos que no es tan fácil que cualquier pareja se anime a intentarlo, por lo que queremos presentarles los mejores consejos y las mejores posiciones para que lo hagan de una vez por todas y lo disfruten muchísimo.

LOS CONSEJOS INFALIBLES

  1. Por favor, aplícalos siempre antes de proceder a darle rienda suelta a la pasión y a practicar las posiciones.
  2. Si nunca lo han hecho, empiecen lento, no se quieran aventar a los dildos grandes y gruesos. Los juegos previos son básicos.
  3. Aunque sea un beso negro o meterle un dedo (o más) a tu pareja antes de la penetración, usen lubricante para evitar el dolor o complicaciones. 
  4. La mejor posición para que comiences a meterle el dedo, será con él apoyado en 4.
  5. Consideren un lavado anal previo. Un condón especial para el dedo o uno común para ponerle al juguete sexual, también es una buena idea
  6. La penetración no tiene que suceder a la primera. Vayan poco a poco y midan el dolor o el placer que les causa lo que están experimentando.
  7. Las mujeres pueden usar un dildo doble o un vibrador para conseguir un orgasmo explosivo junto con su pareja. Las sensaciones se multiplicarán al máximo. 

LAS POSICIONES

  • La Cucharita desde Arriba: Es la posición típica pero con un twist, en este caso la mujer va arriba del hombre con su arnés. Es ideal para principiantes ya que permite una penetración menos profunda y dolorosa.

  • El Vaquero: ¿Te suena? Pues es igual que con las mujeres, el hombre tiene que ir arriba. Aunque la penetración es más profunda, el hombre puede llevar el control, medir el ritmo y ver hasta dónde aguanta.

  • Parados: Si usan un Strap-on y el hombre es más alto, la mujer puede ponerse tacones para darle un toque mucho más Kinky. Hacerlo en la regadera aumentará la diversión… y la temperatura. 

  • La Misionera: Debido a que la penetración es más profunda y la mujer llevará el control, se requiere tener un grado de experiencia mayor.

  • El Perrito Invertido: En esta posición es el hombre quien se agachará mientras la mujer lo penetra. Al igual que con la anterior, es una posición de penetración profunda. No lo intenten a la primera sin tener cuidado. 

Quítate las inhibiciones y practica el pegging. Esta práctica sexual no te hace homosexual ni menos hombre, al contrario, te hace una persona de mente abierta y sin prejuicios. Y si no te convencimos ya de intentarlo, te dejamos este relato Kinky para que te animes de una vez por todas.

¡Hazte Kinky!

Para no salirnos del tema, te enseñamos Cómo disfrutar un strap-on en pareja

The Sensual Tea Let`s Kinky