¿Eres alérgico a tu propio semen?

31 agosto, 2017 4 mins de lectura
Compartir

Sobre el semen se dicen muchas cosas, algunas ciertas y otras no, pero algo que muchos quizá ni se imaginan es que podrían ser alérgicos a su propio semen; suena extraño y aunque no es muy común, se dan casos. Pero vayamos por partes, primero entendamos qué es el semen y despejemos algunas dudas sobre este fluido dador de vida y fuente de tanto placeres.

Para empezar, ¿qué es y qué contiene? Este fluido producido por tus testículos contiene, obviamente, espermatozoides, pero estos forman apenas el 10% del líquido seminal; además de eso, tiene otras sustancias como calcio, cloro, ácido láctico, fructosa, colesterol, potasio, fósforo, vitamina B y más de 20 elementos más; de ahí la razón por la que podría causar alergias en algunas personas.

Respecto a los mitos más comunes, te aclararemos algunos de ellos. Eso de que el semen puede “cambiar” de sabor y de olor es completamente cierto; varios factores, entre ellos la alimentación, influyen en esto, por lo que sí hay cosas que puedes hacer para mejorar su sabor y mostrar un poco de consideración por tu pareja a la hora de que te hagan sexo oral.

El famoso mito de que es bueno para el cutis también es cierto, ya que se ha comprobado que la espermina (uno de los principales componentes del semen) tiene propiedades que ayudan a reducir la apariencia de las arrugas en un alto porcentaje, incluso hay ya productos cosméticos a base de esta sustancia; los beneficios del semen como sustancia antidepresiva es otro de los mitos que han resultado ciertos. 

Por otro lado, aquello de que engorda o que es tóxico es completamente falso; pero sí se han dado casos en que la pareja comienza a presentar síntomas típicos de alergia como ronchas, hinchazón, dificultad para respirar o incluso anafilaxia. Lo que casi nadie piensa es la posibilidad de que un hombre sea alérgico a su propio semen. Ocurre y aquí te explicamos por qué. 

Pareja peleada

Como te explicamos anteriormente, el semen tiene muchísimos “ingredientes”, por lo que si un hombre es alérgico aunque sea a uno de estos elementos y, además, tiene un sistema inmunológico débil, es probable que desarrolle una alergia a su propio semen. No hay forma de saber desde pequeños si somos particularmente sensibles a alguna de estas sustancias, depende de tu genética y otros factores no controlables.

A esta condición también se le ha llamado Síndrome post-orgásmico, ya que los síntomas aparecen justo después de que el hombre eyacule. ¿Cuáles son los síntomas? Parecidos a los de la gripe: estornudos, enrojecimiento de los ojos, comezón, tos e incluso fiebre y fatiga general. El problema es que, como los síntomas pueden tardar hasta 10 minutos en aparecer después de la eyaculación, muchos no lo relacionan y ni siquiera consultan al médico.

Lo grave aquí es que muchos hombres con esta condición comienzan a sentirse inhibidos y a generar un miedo casi inconsciente a eyacular, por lo que su vida sexual puede verse afectada. Lo bueno es que es una condición completamente tratable por medio de la llamada inmunoterapia alergénica, que consiste en exponer al cuerpo a pequeñas cantidades del alergeno (en este caso el semen propio) con el objetivo de crear resistencia.

Aunque es una condición poco común, si crees que la puedes padecer, es importante que acudas a tu médico cuanto antes para evitar que esto te genere afectaciones en tu vida sexual o en tu seguridad.

También te podría interesar: Lo que le pasa a tu cuerpo cuando dejas de tener sexo

The Sensual Tea Let`s Kinky