¿Cómo decirle adiós a un amigo con beneficios?

13 febrero, 2019 3 mins de lectura
Compartir

Aunque no se escuche muy políticamente correcto, la verdad es que tener un amigo con beneficios suena muy muy ventajoso: de inicio, podría parecer que obtienes todo lo bueno de una relación (charlas, salir juntos, compañía, risas, sexo y buena ondita) y nada de lo “malo” (broncas, compromiso, acuerdos, negociaciones, etc.); sin embargo, la realidad es que las cosas no son tan fáciles y en muchos casos se pueden complicar.

Si ambos están a gusto y no tienen ningún inconveniente con la situación, pueden seguir así; pero en el momento en uno de los dos ya no se sienta tan cómo, es momento de poner un alto. Normalmente esto pasa por dos razones (aunque no son las únicas): uno de los dos se empieza a enamorar y el otro ni al caso; o uno de los dos encuentra a alguien más con quien sí quiere formar una pareja “formal” y comprometerse. 

También te podría interesar Amigos con derechos: ¿realmente funciona?

En cualquiera de los casos, es importante saber cómo terminar esta relación de amigos con derechos ya que, al igual que cualquier otra relación, no se trata de aplicar un horrible orbiting o ghosting, ni de lastimar intencionalmente al otro. Así que aquí te damos cuatro consejos para que esta ruptura (porque sí, es una ruptura aunque no fueran “novios”) sea lo más cordial y sana posible.

1. Date un momento para hablarlo

Tenemos que hablar

Por respeto a lo que vivieron juntos, no termines por medio de un mail, whatsapp o similar; de verdad, eso además de cobarde, es de muy mal gusto. Así que háblale y dile que quieres platicar, cítense en un café o restaurante y déjale ver que te interesa tomarte el tiempo para explicarle por qué la situación no puede continuar así.

2. Sé honesta

Soy honesta

Dentro de lo posible, no te andes con rodeos, olvídate de los clásicos “no eres tú, soy yo”, “necesito tiempo para mí”, etc. ¡No es necesario! En tanto las relaciones de amigos con derechos no son tan solemnes ni formales, puedes evitarte toda esa sarta de pretextos y decirle realmente por qué estás tomando esa decisión, ya sea porque tú no sientes lo mismo o porque te está interesando alguien más. 

Te recomendamos esto para que lo evites Señor de las relaciones: ¡líbranos de la friendzone!

3. Cuida lo que dices

Lo amo tanto

Pero eso sí, mucho ojo, ser honesta no significa agarrar a “verdadazos” al otro. Con esto te queremos decir que cuides las emociones de esa otra persona que formó parte importante de tu vida; por ejemplo, si sabes que se empezó a enamorar de ti, no llegues a decirle que encontraste al amor de tu vida, que es lo máximo, que nunca habías conocido a alguien como él, etc; puede bastar con que le digas que conociste a alguien más y ya. 

4. Evita el sexo antes (o después) de la ruptura

Una última vez

Parece obvio, pero en serio, no es buena idea que hables sobre la ruptura todavía en el motel después de una súper encamada; en serio, es muy mala onda. Y también, una vez que ya lo hayan platicado, eviten el clásico “un último round”; aunque sea tentador, la verdad es que solo va a confundirlo respecto a tu decisión y puede complicar las cosas.

¡Hazlo bien, Hazlo Kinky!

También te puede interesar El sexo sin compromisos ya tiene nombre: Fuckzone

The Sensual Tea Let`s Kinky