Kinky +cereza

  • m kinky plus LetsKinky
  • m ikinky 1 LetsKinky
  • Sexualidad y Pareja
  • ¡Encuentra las Mejores Habitaciones de Love Hotels & Moteles CDMX!
  • Sexualidad y Pareja
  • ¡Encuentra las Mejores Habitaciones de Love Hotels & Moteles CDMX!


Señales de que el porno está afectando tu vida sexual

Por: Redacción Kinky

Quizá no llegues al punto de ser adicto al porno, pero si sientes que podría estar afectando tu relación de pareja tienes que leer esto.

Señales de que el porno está afectando tu vida sexual
Quizá no llegues al punto de ser adicto al porno, pero si sientes que podría estar afectando tu relación de pareja tienes que leer esto.

La facilidad para ver pornografía gratuitamente en Internet ha hecho que los espectadores de la misma aumenten como nunca en la última década. Asimismo, el fácil acceso a todo tipo de porno ha contribuído a que muchos psicólogos y sexólogos comiencen a relacionar el consumo de pornografía con problemas sexuales en la pareja y hasta con la disfunción eréctil en determinados casos. 

Pero antes de continuar y decirte cuáles son las posibles señales de que el porno está volviéndose un obstáculo para tu vida sexual, tenemos que ser muy claros: no se trata nunca de satanizar la pornografía; estamos convencidos de que puede ser una herramienta que ayude a explorar el autoerotismo y, si la ves en pareja puede incluso darles ideas y ayudarles a ponerle sazón a su vida sexual.

Tal vez te interese también: ¿El sexting beneficia o perjudica las relaciones de pareja?

Aclarado lo anterior, también es importante saber que sí hay casos en que el consumo de pornografía puede convertirse en una especie de adicción y puede afectar tu vida sexual, ya sea que tengas o no tengas pareja. Las siguientes señales pueden ayudarte a darte cuenta: si te identificas con ellas, es momento de que veas a un especialista; si no, entonces puedes seguir viendo porno sin preocupación alguna. 

1. Le está ganando al sexo con tu pareja

mujer preocupada

Quizá el síntoma más grave es que empieces a notar que prefieres masturbarte frente a tu computadora que ir con tu pareja a la cama (o a donde sea) a tener un encuentro real. Claro que no pasa de un día a otro, normalmente empieza con detalles: puedes notar que tu erección no es tan firme con tu pareja como cuando te masturbas con el estímulo del porno, o quizá tu erección es buena pero no te sientes tan excitado. 

2. Te escondes para ver porno

Hombre escondiéndose

Normalmente, cuando sientes que necesitas esconder para hacer algo es porque, en el fondo de ti, sabes que no vas del todo bien por ese camino o te sientes culpable. Por eso, si de pronto sientes que necesitas ocultar tu uso de pornografía (borrando el historial de tu computadora, escondiéndote de tu pareja o esperando a que no esté) y/o sientes vergüenza, es muy probable que sean síntomas de que algo no está del todo bien. 

3. Tu pareja no se siente cómoda con ello

Hombre en casa

Si tu pareja ya te ha dicho en muchas ocasiones que estás viendo mucho porno o que no le gusta el tipo de porno que ves, no lo eches en saco roto. Sabemos que puede haber personas que no gusten del porno y solo por eso no quieran que tú lo hagas, pero en general, cuando la pareja trae el tema a la mesa es porque ya le preocupa, ya sea porque sienta que algo no va bien sexualmente entre ustedes o porque de plano ya no te acercas a él/ella.

También te recomendamos: Reaviva la pasión al estilo Kinky

4. Lo prefieres a salir y conocer gente

Hombre incómodo

Si no tienes pareja, lo de arriba no te va a funcionar, pero entonces piensa si estás usando la pornografía como un medio para evitar salir y conocer parejas potenciales reales. Si te invitan a una fiesta o con amigos y prefieres quedarte en casa para luego luego ya estar viendo porno, es probable que estés eligiendo la fantasía y lo irreal en lugar de relaciones reales y significativas. Esto puede afectar mucho tu salud mental y, eventualmente, tu vida sexual en general.

Recuerda que si te sentiste identificado con uno o más de los puntos anteriores, lo que tienes que hacer es ir a un especialista (psicólogo/sexólogo de preferencia), ya que cuando has llegado a este momento la mera voluntad no va a ayudarte demasiado. Puedes querer cambiar, pero si no acudes con alguien que te acompañe y te guíe para resolver el tema de raíz, es posible que fracases en tu intento.

¡Atrévete!

También te podría interesar: Las 10 más grandes mentiras del porno PARTE 1

0 Comentarios

Compartir artículo:

  • Nota anterior
      Nota siguiente
    BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes

    AL CONTINUAR CON LA NAVEGACIÓN EN ESTE SITIO ACEPTO QUE SOY MAYOR DE EDAD. MÁS INFORMACION