El beso blanco y los riesgos de practicarlo

¿Qué implica el beso blanco y cuáles son los riesos? Te contamos todo sobre este polémico beso.

15 diciembre, 2023 3 mins de lectura
Compartir
El beso blanco y los riesgos de practicarlo

El beso blanco es un término que se utiliza para describir una práctica sexual que involucra la estimulación oral de los genitales de una persona sin utilizar barreras de protección, como preservativos o barreras de látex. Aunque esta práctica puede ser consensuada y se lleva a cabo en un contexto íntimo, es importante conocer los riesgos asociados a ella para tomar decisiones informadas.

¿Qué implica el beso blanco?

beso blanco sexo oral

El beso blanco es una práctica sexual que consiste en realizar sexo oral a un hombre y cuando este eyacule, retener el semen en la boca para después pasarlo a la boca de la persona a la que se le acaba de hacer la felación a través de un beso. Quien recibe el fluido puede tragarlo o volver a pasar el semen a la persona que le practicó sexo oral.

Es una práctica que puede llevarse a cabo entre una pareja o entre tres o más personas y aunque para muchxs es algo sumamente desagradable, para otrxs es una forma más de excitación.

Te puede interesar leer: Cómo hacerle un cunnilingus con preservativo

Riesgos del beso blanco

Transmisión de enfermedades: Uno de los mayores riesgos asociados al beso blanco es la transmisión de enfermedades de transmisión sexual (ETS). Los fluidos corporales, como el semen y las secreciones vaginales, pueden contener virus como el VIH, la gonorrea, la clamidia y el herpes, entre otros. La exposición directa a estos fluidos aumenta el riesgo de infección.

Irritación y lesiones: La práctica del beso blanco puede causar irritación en la boca y la garganta debido a la exposición a fluidos y posiblemente a la fricción. Además, si se aplica demasiada presión o si hay dientes involucrados, se pueden causar lesiones en los genitales o la boca.

Cómo reducir los riesgos

reducir riesgos beso blanco

Si decides dar un beso blanco o cualquier actividad sexual que implique la exposición a fluidos corporales, es esencial tomar medidas para minimizar los riesgos:

Comunicación abierta. Mantén una comunicación abierta y honesta con tu pareja sobre tus deseos, límites y preocupaciones. Asegúrate de que ambxs estén cómodxs y consientan en la práctica.

Uso de protección. Si no estás en una relación monógama y libre de ETS, considera el uso de preservativos u otras barreras de protección para reducir el riesgo de infección.

Pruebas de ETS. Hacerse pruebas regulares de ETS y compartir los resultados con la pareja puede ayudar a detectar y tratar las infecciones de manera temprana.

Aunque dar un beso blanco pueda parecer una experiencia emocionante, conlleva riesgos significativos para la salud, tanto física como emocional. Antes de considerar esta práctica, es fundamental que te informes adecuadamente sobre sus posibles consecuencias y hables abiertamente con tu pareja sobre los límites y las precauciones necesarias. Recuerda que disfrutar de una vida sexual segura y satisfactoria implica tomar decisiones responsables que beneficien a ambas partes involucradas.

¡Hazte Kinky!

Ahora te recomendamos leer: Los géneros de porno más intensos del mundo

The Sensual Tea Let`s Kinky