Coreorgasmos: los orgasmos durante el ejercicio

19 mayo, 2018 3 mins de lectura
Compartir

Un coreorgasmo es el clímax que se origina de forma espontánea practicando algunos ejercicios físicos y que nada tienen que ver con el contacto sexual o las técnicas de masturbación. Se presentan principalmente en mujeres, pero los hombres no están exentos de experimentarlos.

En sí, un coreorgasmo no es un orgasmo cualquiera. Cuando ya aprendiste a identificar que estás teniendo un orgasmo durante una relación sexual vaginal, puedes darte cuenta que un coreorgasmo es menos intenso y produce un cosquilleo mayor, aunque duran aproximadamente lo mismo que aquellos generados durante el sexo.

Estos peculiares orgasmos se presentan al ejercitar los músculos abdominales que forman parte del core o núcleo corporal, es decir, la pared abdominal. 

coreorgasmo, ejercicio

¿Cuál es la clave para alcanzarlos?

En sí, alcanzar un coreorgasmo depende de muchísimos factores. Por ejemplo, si eres una persona que apenas comienza a ir al gimnasio, es más fácil que los alcances de forma rápida; en cambio, si el gym ha sido lo tuyo y has desarrollado mucha resistencia, te va a costar más alcanzarlo, pero esto no quiere decir que sea imposible.

Como no se sabe todavía cuáles son los músculos involucrados en este clímax, básicamente depende de cada persona el placer que puede alcanzar, según los ejercicios que realice. 

Según la doctora Debby Herbenick, para algunas personas la clave es hacer 20 minutos de cardio para después trabajar con abdominales; eso sí, sin descanso entre una actividad y otra, pues el coreorgasmo se alcanza cuando existe una fatiga en la zona abdominal, lo que provoca el cosquilleo.

Otro punto clave es la concentración. Las mujeres que lo han experimentado aseguran que cuando el instructor está dando alguna indicación, pierden todo el ritmo de concentración en sí mismas y no lo pueden alcanzar. 

coreorgasmo rutina

¿De verdad son orgasmos?

Sí, así como hay multiorgasmos, también están aquellos que pueden sentirse fuera del acto sexual. La diferencia principal es que durante el sexo generas lazos emocionales y sentimientos sexuales acompañada de otra persona, mientras que el coreorgasmo solo te permite un cosquilleo sin mayor vínculo. 

Así que ya lo sabes, no te preocupes si sientes que tus rutinas son demasiado estimulantes, es normal y también es Kinky. Y vaya, nadie notará que estás teniendo un coreorgasmo entre tanto ruido y sudor.

coreoorgasmo placer

¡Hazte Kinky!

Si de orgasmos hablamos, tal vez te interesa leer: Triorgasmo: te decimos cómo lograrlo

The Sensual Tea Let`s Kinky