¿Cómo saber si eres adicto(a) al sexo?

6 agosto, 2018 3 mins de lectura
Compartir

También conocida bajo otros términos como dependencia sexual, hipersexualidad, ninfomanía en las mujeres o satiriasis en los hombres; la verdadera adicción al sexo no es un tema nada glamuroso; de hecho, puede incluso llevar al individuo a pensamientos suicidas ya que éste no puede controlar su comportamiento sexual y los pensamientos sexuales persistentes lo torturan y afectando hasta sus actividades cotidianas.

Como cualquier adicción, se caracteriza por un pensamiento obsesivo; solo que en lugar de que este pensamiento se dirija a una sustancia o a una persona (como en la adicción a las drogas o en la codependencia), se dirige a un tema: el sexo. La persona se obsesiona con el sexo o tiene un deseo sexual anormalmente intenso. Su pensamiento está dominado por el tema y mientras más intente desviarlos, más fuerza toman.

Síntomas

La adicción sexual puede compartir los mismos sistemas y circuitos de recompensa en el cerebro que la adicción a sustancias; sin embargo, las personas con adicción sexual pueden ser adictas a diferentes tipos de comportamientos sexuales. Esto hace que tanto la enfermedad como los síntomas sean más difíciles de definir, pues los comportamientos específicos pueden variar dependiendo de la persona.

1. Piensan en sexo todo el tiempo

Y no, no solo se trata de que te guste mucho el sexo y le veas forma de pene o vagina a muchas cosas de la vida cotidiana; esto puede ser divertido, la adicción al sexo no lo es. Un adicto al sexo, simplemente no puede sacarse de la cabeza el tema; a pesar de que lo intente con todas sus fuerzas, siempre está taladrando en su cabeza la idea de llevar a cabo determinados comportamientos sexuales.

adiccion al sexo

2. Dejan de hacer cosas importantes 

Un adicto al sexo no se masturbará o verá pornografía en su tiempo libre, por el contrario, buscará cualquier oportunidad para hacerlo, incluso si esto implica esconderse en un cuarto durante una reunión, cancelar compromisos previos o faltar al trabajo. Todo esto a pesar de posibles consecuencias sociales, laborales, económicas o del tipo que sea.

3. Sienten un vacío emocional permanente

A pesar de llevar a cabo su comportamientos sexuales obsesivos, un adicto al sexo nunca se siente satisfecho; es decir, puede masturbarse y venirse, pero no solo no siente placer; por el contrario, se llena de sentimientos de culpa y vergüenza, pues puede reconocer que no es algo sano, que no debería hacerlo pero no puede parar.

Quizá te estés preguntando por qué tocamos este tema si, francamente, no suena nada Kinky que digamos. Efectivamente, no es un tema sexy o atractivo, pero en Let’s Kinky, reafirmamos nuestro compromiso no sólo con el erotismo, sino también con la salud sexual en general; y en tanto este es un problema que existe, creemos que debe ser reconocido para posteriormente ser tratado adecuadamente.

¡Cuídate y Hazte Kinky!

También te podría interesar: ¿Cuánto es poco sexo en una relación?

The Sensual Tea Let`s Kinky