Ser Kinkycereza

  • Ser Kinky
  • Espacio virtual para explorar, culturizar y difundir la sensualidad y el erotismo
  • ser kinky
  • Espacio virtual para Explorar, Culturizar y difundir la Sensualidad y el Erotismo

Ser Kinky

Pasos Kinky para dejar los prejuicios

Por: Redacción Kinky

Pocas cosas nos limitan tanto como nuestros propios prejuicios, por eso hoy queremos ayudarte a superarlos para tener una vida más Kinky.

Pasos Kinky para dejar los prejuicios
Pocas cosas nos limitan tanto como nuestros propios prejuicios, por eso hoy queremos ayudarte a superarlos para tener una vida más Kinky.

Como siempre te hemos dicho, uno de los principales obstáculos para cumplir el propósito de ser más Kinky es que la mayoría de nosotros venimos cargando prejuicios de los cuales, a veces, ni somos conscientes. Para nosotros en Let’s Kinky, los prejuicios son nuestra kriptonita, ya que provocan que las personas prefieran quedarse en su zona de confort y juzguen a quienes se atreven a ser diferentes, empezando por ellos mismos. Por eso hoy te compartimos tres pasos básicos para ir deshaciéndote de los prejuicios. 

Te recomendamos leer: ¡Soy Kinky, no pervertido!

1. Identificar mis prejuicios

Lo más importante es hacer una introspección e identificar tus propios prejuicios, pues si pienso que soy perfecto y no tengo prejuicios, ya empezamos mal. ¿Y cómo los identificas? Es bastante sencillo, en el momento en que te cachas haciendo juicios de valor sobre algo (como “solo los pervertidos harían eso”, “eso no es decente” o “eso está mal”), entonces sabes que ahí tienes un prejuicio que quizá te esté impidiendo aceptar a otros o a ti mismo.

2. Cuestionarme de dónde vienen

Luego, para lograr dejar ir el prejuicio, es vital que reflexiones acerca de dónde viene. Por ejemplo, si me caché pensando “eso del swinger es una inmoralidad”, puede ser que mi prejuicio provenga de mi educación; quizá mi mamá sufrió una infidelidad y se encargó de repetirme toda mi vida que si te acuestas con más de una persona eres “indecente”. Este es solo un ejemplo, tú reflexionarás sobre tu caso, pero es un hecho que todo prejuicio tiene un origen y cuando lo descubres, es más sencillo liberarte de él.

3. Visualizar posibilidades distintas

Finalmente, viene la parte más retadora: abrir tu mente a la posibilidad de que las cosas no sean necesariamente como te dijeron que eran, de que las convenciones sociales en las que creciste puedan romperse, de que lo “moral” y lo “inmoral” lo decides tú como adulto consciente e inteligente; abrirte a la posibilidad de que quizá te estés perdiendo de muchas experiencias y sensaciones solo por aferrarte a prejuicios que limitan tu capacidad de vivir la vida de manera plena y Kinky.

¿Te atreves a intentarlo? ¡Hazte Kinky!

También podría interesarte: ¿Cómo invitar a tu pareja a ser más Kinky?

0 Comentarios

Compartir artículo:

  • Nota anterior
      Nota siguiente
    BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes

    AL CONTINUAR CON LA NAVEGACIÓN EN ESTE SITIO ACEPTO QUE SOY MAYOR DE EDAD. MÁS INFORMACION