Kinky +cereza

  • kinky
  • lets kinky slider-2 kinky 500x250
  • Sexualidad y Pareja
  • ¡Encuentra las Mejores Habitaciones de Love Hotels & Moteles CDMX!
  • kinky
  • lets kinky slider-2 kinky
  • Sexualidad y Pareja
  • ¡Encuentra las Mejores Habitaciones de Love Hotels & Moteles CDMX!

¿Qué se siente dar un ‘blowjob’ por primera vez?

Por: Elsy Reyes

Integrar al sexo oral en nuestro repertorio sexual hoy es prácticamente un must, pero ¿qué pasa esa primera vez? ¿Damos blows por gusto o porque creemos que debemos?

¿Qué se siente dar un ‘blowjob’ por primera vez?
Integrar al sexo oral en nuestro repertorio sexual hoy es prácticamente un must, pero ¿qué pasa esa primera vez? ¿Damos blows por gusto o porque creemos que debemos?

Un estudio de los Centers for Disease Control and Prevention y la National Campaign to Prevent Teen Pregnancy en Estados Unidos (2012) indican que actualmente, mientras que para los adultos el sexo oral es un acto muy exclusivo de la pareja estable y de alta intimidad, para los adolescentes es una práctica casual, vista como 'no sexo'. 

La cosa es que si uno le preguntara a una mujer de más de 70 años (o menos) qué tanto aplicaba sexo oral en sus encuentros, una buena parte de ellas confesará que jamás, que esa era una práctica que sólo hacían las mujeres ‘de la vida galante’. En cambio hoy es, de algún modo, parte imprescindible del foreplay. O bien, –independientemente de la edad- una herramienta para las primeras citas con alguien con quien estamos ‘midiendo’ para dónde va, antes de llegar a una práctica full, a tener relaciones sexuales de penetración. El sexo oral –por lo tanto- se convierte en el sustituto del coito para la estimulación de órganos sexuales. 

¿Le damos menos ‘valor’ o lo vemos como algo mucho más light que llegar al coito? ¿Incluso como ‘no sexo’, sino juegos, tal como encontraron en ese estudio de la National Campaign?

Puede que así sea; sin embargo, eso no implica que sea una práctica que muchas mujeres disfruten. De hecho, muchas la realizan sin una consciencia sensorial: lo hacen por hacerlo sin encontrar un verdadero disfrute, una erotización personal. ¿Qué sentimos por primera vez?

Haciendo una pequeña encuesta con amigas cercanas, 25 mujeres entre los 22 y los 45 años, me encuentro con las siguientes afirmaciones y percepciones.

  1. 1.-‘No fue rico, fue raro’

  2. a que sabe el semen
  3. La mayoría se atrevió porque pensaba que DEBÍA hacerlo porque sus amigas ya lo habían aplicado o porque su imberbe galán estaba obsesionado con ello. Pero, de inicio, no fue una experiencia gozosa.
  4. 2.-‘Me dio asco’

  5. Hay todo tipo de experiencias, desde la que percibió un aroma desagradable, la que comenzó antes de que él tuviera la erección adecuada y esa textura flácida en la boca le trasladó a una gelatina sin cuajar, y las que recibieron sin previo aviso el torrente eyaculatorio. 
  6. 3.-‘Me excitó ver que él lo disfrutaba pero yo no lo estaba disfrutando’

  7. Esta es bastante repetitiva, 20 de ellas coincidieron. Verle a él súper excitado les hacía sentirse buenas amantes, pero un poco instaladas en geishas: sólo ahí para dar placer sin encontrar el propio.
  8. 4.-‘Una sensación de incomodidad’

  9. Sentir la boca ocupada sin saber si hay que subir o bajar la cabeza, aunado al movimiento de él que parece que quisiera atravesarles la garganta; no saber hasta dónde dejar pasar el pene porque quizás haya arqueo o náuseas. No tener idea de cómo mover la lengua. 

Las primeras veces en todo, en cualquier experiencia de vida (no sólo eróticas) el temor es lo más frecuente. Mucho más que la emoción o una expectativa disfrutable. En un sentido de conexión y sobre todo deseo de estimular los órganos sexuales de un hombre, para esas mujeres que ya han dado sexo oral decenas de veces, la percepción es muy distinta: se convierte en una dinámica de dar y recibir placer.

Lo describimos como una sensación de control (hacia el otro), sabiendo que lo tenemos dominado, de liberación personal o de integración natural de una práctica que antes considerábamos ‘fuerte’. 

En cuanto a sensaciones, la mayoría describe disfrutar la textura de la piel, especialmente lo esponjoso del glande;  el tamaño del pene (que se percibe mayor al roce de la lengua), y mucha mayor comodidad en la técnica. Usar la lengua para deslizarla circularmente en la corona del glande o linealmente por el cuerpo del tronco les parece mucho más agradable que dejar entrar y salir el pene de la boca. 

Eso sí, en cuanto a la eyaculación, sólo tres de esas 25 afirma que disfruta realmente recibir la eyaculación en la boca y/o deglutir el semen. Y, súper interesante, cinco de ellas, a pesar de practicar sexo oral de manera muy frecuente, sigue sin disfrutarlo: lo hacen por hacerlo, porque ‘es parte de’ y, claro, porque ellas también quieren recibir sexo oral y lo ven como un ‘payback’. 

Lo más interesante de esta serie de preguntas, por encima de lo divertido que resultó (porque aunque podemos hablar con apertura, ‘algo’ nos sigue dando vergüenza que nos hace estallar en risas), es describir nuestras sensaciones, ponerle consciencia sensorial a nuestros recuerdos. Es un gran ejercicio que nos permite descubrir si lo que integramos a nuestro repertorio es realmente por una vivencia placentera o por cumplir supuestos estándares de ‘cómo deben ser las relaciones sexuales’. 

Hay qué pensarle, ¿no? El ejercicio es buenísimo, háganlo. 

Que no te digan y que no te cuenten, descubre qué se siente hacerle sexo oral a un hombre con los mejores consejos. Te invitamos a leer ¿chupas, muerdes o masticas?

0 Comentarios

Compartir artículo:

  • Nota anterior
      Nota siguiente
    BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes

    AL CONTINUAR CON LA NAVEGACIÓN EN ESTE SITIO ACEPTO QUE SOY MAYOR DE EDAD. MÁS INFORMACION