Cultura Eróticacereza

  • cultura erotica
  • Arte, Cine, Teatro, Historia, Literatura y Música
  • cultura erotica
  • Arte, Cine, Teatro, Historia, Literatura y Música

El amor y el sexo para los más jóvenes poetas mexicanos

Por: Redacción Kinky

Con estos tres poemas, queremos que te des una idea de cómo ven el amor y el sexo la más reciente generación de poetas mexicanos.

El amor y el sexo para los más jóvenes poetas mexicanos
Con estos tres poemas, queremos que te des una idea de cómo ven el amor y el sexo la más reciente generación de poetas mexicanos.

Ciertas costumbres extrañas de César Bringas

Ciertas costumbres extrañas

las de algunos hombres después de coger,

como la de cantar.   

Ciertas costumbres extrañas, las de algunos

hombres, como la de meterse en mis sueños y cantar: yo no sé mañana

después de la niebla, después de meterse

entre mis ojos, impidiéndome ver.

No importa que rompa las botellas y use luego

los fondos como gafas. No, no importan las extrañas costumbres de algunos hombres  después coger.

Importa quizá el llanto

o el intento de llanto después de  una mañana donde nada se sabe

salvo las ciertas, extrañas costumbres

de algunos hombres.

GPS de Herson Barona

En esta página salen 

dos personas

separadas

por 7.1 km

de arrepentimiento 

y rencor

en esta página 

hay una ruta

para llegar a tu destino

que se encuentra

a 24 minutos en auto

35 en metro

y 78 si caminas

pero nadie llega a su destino

caminando

esto no es una página

es una puerta

entra.

V de Clyo Mendoza

Nuestra historia no fue una historia de amor, fue una historia de sexo.

A No lo seguían las hormigas como si fuera agua. Hacía calor entonces. Mucho calor. Pero nunca abría las ventanas de su casa. Estaban cientos de muertes, sangre y diamantina en sus sábanas, en las que dormíamos desde que lo había conocido. Yo dormía y sudaba bajo su pierna de hombre que nunca caminaba.

A esa hora en esa fecha mi corazón se dañaba con él. Estaba poseída por su olor a fruta podrida y el sabor agrio de su espalda. Él ponía su pesada pierna en mi cadera y yo dormía bajo su peso de gigante, soñando una y otra vez con el que caminaba sobre la tiesa llanura de hueso.

¡Dale sentido a tus sentidos!

También te podría gustar: Dos poemas eróticos de Elsa Cross

0 Comentarios

Compartir artículo:

  • Nota anterior
      Nota siguiente
    BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes

    AL CONTINUAR CON LA NAVEGACIÓN EN ESTE SITIO ACEPTO QUE SOY MAYOR DE EDAD. MÁS INFORMACION