Tú ¿cómo las prefieres?: Verdes o maduritas

24 marzo, 2016 5 mins de lectura
Compartir

Hace varias décadas era muy común encontrar parejas en donde el hombre era mucho mayor que la mujer. ¿Por qué? Algunas de las razones son porque el hombre es mucho más visual y por lo tanto busca mujeres más jóvenes y atractivas, anteriormente la mayoría de las mujeres buscaba protección, experiencia y seguridad de un hombre mayor, también está el factor de que las mujeres maduran más rápido que los hombres.

Pero los tiempos han cambiado y por tanto, la forma en que se hacen las parejas también. ¿A poco vas a decir que NUNCA viste con ojos de deseo a la hermana menor de tu amigo o a la mamá sexy de alguno de tus compañeros de escuela?

  1. Cuerpo de deseo

    Se dice que las mujeres jóvenes tienen mejor cuerpo que las mayores, por el simple hecho de tener una piel más elástica o un metabolismo que les ayuda a bajar de peso más rápido y mayor flexibilidad en sus movimientos. En realidad, un cuerpo joven, sigue representando para muchos hombres, símbolo de pureza y deseo.

    Por otro lado, hay mujeres maduras que, son sumamente cuidadosas en su alimentación y realizan rutinas de ejercicio que las mantiene en forma con ese toque de experiencia que las hace sumamente atractivas.

  2. S E X O

    Las películas eróticas nos han enseñado que no hay nada mejor en el mundo que una mujer joven y virgen. Pero la verdad es que el término virgen solamente suena bien en la fantasía porque a la hora del acto deberás lidiar con timidez y nerviosismo.

    Y siendo sinceros ¿cuántos hombres treintañeros están dispuestos a “esperar” hasta que la chica esté lista para tener sexo? Francamente, pocos. Aunque es cierto que las mujeres jóvenes pueden tener más energía y tu ego crecerá cuando sientas que le estás enseñando nuevas posiciones o trucos.

    En contraparte, las mujeres mayores saben lo que quieren, lo que les gusta, saben dar, pedir y recibir placer sin mesura, por consecuencia, son más seguras y tienden más a dejarse llevar por el disfrute de un momento de placer.

  3. Dinero = ingresos

    Las mujeres jóvenes seguramente siguen estudiando o están iniciando su vida laboral, es decir, sus ingresos no son abundantes, todavía no les es posible ejercer gastos mayores, así que si quieres disfrutar de lugares especiales, los gastos deberán ser cubiertos por ti.

    Una mujer mayor no sólo es capaz de compartir algunos gastos, también es espléndida al hacer regalos, regalos útiles en los cuales quizá ni tú estarías dispuesto a gastar en ti. ¡Hola regalos útiles!

  4. Experiencia

    Al ser mayores, es muy probable que ya hayan tenido buenas y malas experiencias en el manejo de relaciones interpersonales, esto te obliga a ser muy honesto, no se tragan cualquier cuento y por otro lado, si han sido lastimadas, tendrás que demostrar que tú no eres como el resto. Además, si inicias una relación seria con ella, tendrás que acostumbrarte a subir a su nivel sin complejos.

    Con las mujeres jóvenes la cosa es un poco más sencilla: tu trabajo será convencerlas de que eres mejor que su novio de la secundaria o de la universidad. Ellas te exigirán tener tu compañía en todo momento y no estarán dispuestas a cambiar su hoy por la construcción de un futuro.

  5. Brecha generacional

    La diferencia de edad, sin importar si es para arriba o para abajo, supone una problemática para los temas de interés, conversaciones superfluas o muy elevadas, lo cual lleva al aburrimiento intelectual, de cualquiera de las partes, por lo que tendrás que estar dispuesto a ponerte al nivel de ella.

    El estar con chicas más jóvenes, te permite disfrutar de energía sin límite, sea en la cama o para realizar cualquier actividad, siempre están dispuestas a todo. Lo que te llenará de vigor y energía, y eso mantendrá la relación más fresca, pero deberás estar dispuesto a vivir una etapa que quizá ya dejaste atrás y postergar los planes tranquilos en casa.

    Un tema importante en la brecha generacional es coincidir en el momento en el que ella quiera ser madre, considéralo, las chicas jóvenes generalmente tienen gran ilusión en ser madres y aprovechar su excelente estado físico, mientras que las maduras pasan del tema, por ya haber sido madres o porque en definitiva ya no está en su esquema. Recuerda, el reloj biológico influye mucho y debes considerarlo para tus planes.

Ahora que ya sabes los pro y los contra de andar con una mujer mayor o menor, puedes inclinarte hacia alguna de ellas, recuerda que si no forjas una relación en sentimientos auténticos, ninguna relación funcionará. Eso sí, evita los prejuicios y disfruta de tu vida en pareja, sea cual sea su edad.

The Sensual Tea Let`s Kinky