Maduritos pero ¡picosos!

13 junio, 2016 3 mins de lectura
Compartir

Normalmente relacionamos la sexualidad excitante con la juventud y con tener un cuerpo con la piel estirada, músculos frescos, y claro, con unos genitales funcionando a toda máquina por las hormonas en perfecta producción; sin embargo, la plenitud sexual es un tema mucho más cognitivo y emocional que físico, así que el no sentir la frescura de tu juventud, no implica que estés ya en la etapa del sexo fortuito o de la total sequía. Todavía hay camino por recorrer.

Las hormonas que nos están abandonando

Los niveles de deseo sexual no serán los mismos que cuando estabas constantemente calenturient@ en la preparatoria, la testosterona -la hormona del deseo- ya no se produce en la misma cantidad ni en hombres ni en mujeres; además, en ellas la baja estrogénica después del climaterio y la menopausia también colabora provocando malestares y resequedad vaginal.

¿Qué hacer para seguir disfrutando del buen sexo pasados los 60 años?

    1. Realiza todas tus fantasías

      Debe haber un montón de cosas que seguro te quedaste con ganas de hacer o sentir. Desde ponerte lencería súper sexy hasta unirte a prácticas sexuales que antes sentías que eran un tabú. Recuerda que toda práctica sexual es válida siempre y cuando “no te haga daño a ti, ni a tu pareja ni a un tercero; ni física ni emocionalmente”.

    2. Conoce candidatos

      No tener pareja es común en esta etapa, pero hoy existen buenas herramientas para conocer personas con tus mismos intereses(Apps para ligar: encuentra a tu date en cualquier lugar donde estés). Te sorprenderá la cantidad de sexagenarios que no andan buscando chavitas o chavitos sino gente de tu edad para tener relaciones interesantes y profundas.

    3. Chécate con el médico

      Mujeres: recuerden que la falta de hormonas puede sustituirse y mejorará tus síntomas de climaterio; en el caso de los hombres, las erecciones poco firmes pueden apoyarse con el uso adecuado y bien dosificado de medicamentos especializados. Todo debe ir de mano de un especialista.

    4. ¡Cuídate y Quiérete!

      Por primera vez descubre qué quieres y en qué zonas de tu cuerpo. También cuida tu cuerpo como nunca lo habías hecho (lo que comes, cómo te ejercitas y, claro, cómo te pones en contacto con tus sensaciones, es básico en esta etapa).

    5. ¡Autoerotízate!

      El erotismo es el contacto a través de tus cinco sentidos. Date permiso de disfrutar cada día lo que ves, lo que sientes y, por supuesto, hasta lo que hueles. Es una tarea del día a día y no tiene que ver con nada sexual, pero sí conecta a tu cerebro con las memorias sensoriales.

    6. Sigue tu ritmo

      Ya no tienes que satisfacer a nadie ‘por obligación’, no te sientes con necesidad de impresionar. Eres libre de expresarte sexualmente e ir a tu ritmo ¡disfrútalo!

    7. Juega

      Ponle toques divertidos a tus encuentros, explora roles, integra juguetes o artículos eróticos. En verdad estás en la etapa de la diversión.

    8. Comprende tu cuerpo y contacta con él

      Ha cambiado, ha librado mil batallas de todo tipo y, claro, sus respuestas no serán las más prontas, pero su capacidad para sentir no morirá. Así que conecta con tu pareja tanto física como emocionalmente. Eres aún un universo por explorar.

Atrévete y explora.

The Sensual Tea Let`s Kinky