Juego con cera caliente: una práctica BDSM

Te decimos cómo utilizar cera derretida para generar sensaciones intensas en la piel y darle entrada al placer.

20 junio, 2024 3 mins de lectura
Compartir

Te decimos cómo utilizar cera derretida para generar sensaciones intensas en la piel y darle entrada al placer.

El juego con cera caliente en la sexualidad es una práctica erótica que forma parte del mundo BDSM por la carga de placer a través del dolor que contiene. La práctica en sí consiste en derramar cera caliente sobre el cuerpo de una persona para crear sensaciones de calor y cosquilleo, que muchas personas encuentran placenteras y excitantes. Como te mencionamos, esta práctica se puede incorporar en el contexto de BDSM (Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo), pero también puede ser disfrutada fuera de este contexto; es decir, no necesitas ser practicante de otras actividades BDSM para poder gozar con tu pareja o parejas de este juego sexual. Si eres nuevx en esto, aquí te damos algunas ideas para disfrutar al estilo Kinky.

No te puedes perder: Marqués de Sade, precursor del BDSM

Elementos clave del juego con cera

  1. Buscar la cera adecuada

Es crucial usar velas hechas específicamente para el juego con cera, como las de cera de soja o parafina, que tienen un punto de fusión más bajo y son menos propensas a causar quemaduras severas. No todas las velas son seguras para este tipo de juego. 

  1. Propiciar un ambiente seguro

Protege la superficie donde se va a realizar el juego y ten agua fría disponible para utilizar en caso de que el juego se salga de control y haya quemaduras.

Antes de aplicar la cera en otra persona, pruébala en una pequeña área de tu propia piel para asegurarte de que no está demasiado caliente.

  1. Comunicación

Establece una palabra de seguridad con tu pareja para poder detener la actividad si se vuelve incómoda o dolorosa.

Técnicas de aplicación

Altura de goteo. Mantén la vela a una distancia segura (alrededor de 30 cm o más) para que la cera se enfríe ligeramente antes de tocar la piel.

Zonas del cuerpo. Empieza con áreas menos sensibles como la espalda, los muslos y los brazos. Evita zonas como la cara, el cuello y las áreas genitales a menos que tengas experiencia.

Post-Cuidado. Retira la cera. Usa aceite para bebé o aceite de coco para quitar la cera de manera suave.

Hidratación. Aplica crema hidratante después de la sesión para prevenir irritaciones.

El juego con cera puede intensificar la conexión entre las parejas debido a la confianza y comunicación necesarias para llevarlo a cabo de manera segura. Además, la combinación de sensaciones de calor y el contraste con el frío al retirar la cera puede ser extremadamente estimulante. Sin embargo, es importante ser consciente de los riesgos involucrados. Usar la cera de forma incorrecta o aplicarla de manera inapropiada puede causar quemaduras serias. Siempre se debe proceder con cautela y respeto por los límites de la pareja.

Nota Kinky: no todas las velas son seguras para este tipo de juego. Se recomiendan las velas hechas de cera de soja, ya que estas tienen un punto de fusión más bajo, lo que las hace menos propensas a causar quemaduras severas.

¡Hazte Kinky!

Continúa leyendo: 5 outfits perfectos para ser arrancados a mordidas

The Sensual Tea Let`s Kinky