Entendiendo el erotismo en los tiempos del porno

21 agosto, 2016 2 mins de lectura
Compartir

Nadie puede negar que vivimos en los tiempos de la “hiper-sexualización”. Prácticamente todo a nuestro alrededor está sexualizado, es decir, relacionado de una u otra forma con el sexo; no con la sexualidad sana y estimulante que promovemos en Let’s Kinky, sino con el sexo burdo y explícito que cosifica al cuerpo humano (no sólo al femenino) y lo reduce a objeto de deseo.

No decimos que sea mala la exposición del cuerpo humano, por el contrario, es loable que algo natural como el cuerpo pueda ser visto con esa misma naturalidad; el problema es que muchos medios de comunicación y agencias de publicidad no promueven la naturalidad y aceptación, sino que nos venden una perfección casi inalcanzable y han explotado hasta el extremo nuestras pulsiones sexuales innatas.

Estamos envueltos en un entorno en el que lo único que diferencia a una revista porno de una de chismes es un mínimo pedazo de tela en los pezones y en la nalga, en que no hay video musical sin referencias explícitas al sexo, en que incluso para promocionar unas galletas de chispas de chocolate (¡sí, galletas!) se sirven de una mujer casi desnuda en actitud provocativa…

En este contexto, ¿cómo regresar a lo erótico, a lo que no muestra sino que sugiere, a lo que estimula nuestra imaginación y no sólo nuestros órganos sexuales? Parecería un nado a contracorriente, ¿cierto? De cierta forma lo es, pero no es imposible: a eso nos dedicamos día tras día en Let’s Kinky, a proponerte ideas y consejos para que explores y estimules todos tus sentidos.

Aunque cueste trabajo entenderlo, la sexualidad no está limitada al sexo, éste último por sí solo puede caer en lo vulgar y hasta en lo humillante; sin embargo, una sexualidad plena y consciente nunca caerá en ello, porque está basada en el autoconocimiento, la exploración, el respeto a mi cuerpo y al del otro y, por supuesto, en el cuidado y la estimulación de mente, cuerpo y alma por igual.

Nada contra corriente y ¡Hazte Kinky!

Podría Interesarte El Templo de Suria: donde nace el erotismo

The Sensual Tea Let`s Kinky