Confesar o no una infidelidad

13 agosto, 2018 3 mins de lectura
Compartir

Aceptémoslo de una vez por todas. No importa si eres hombre o mujer, todos somos susceptibles de engañar o de ser engañados. Eso no significa necesariamente que esté bien o que sea éticamente correcto; pero de que existe, existe; y negar algo que existe puede darnos consuelo temporal, pero no está ni cerca de ser una solución. Por eso, hoy vamos a hablar de la infidelidad y de si confesar o no esta situación a tu pareja.

En realidad, el tema es muchísimo más complejo de lo que parece, pues hay una cantidad enorme de factores que intervienen y afectan; por lo tanto, es imposible llegar a una respuesta única y universal. Desde una perspectiva moral (de lo que es socialmente correcto), la respuesta podría ser “¡Claro que debes confesar! ¡Siempre debes decir la verdad, aunque duela!”; pero desde una perspectiva ética, todo se complica.

¿Por qué es una decisión tan complicada?

 Confesión infidelidad

El punto es que la ética tiene más que ver con valores individuales que con normas sociales. Un ejemplo de esto es que, para la moral, matar está mal y punto; mientras que desde el punto de vista de la ética, habría que considerar circunstancias y particularidades del caso (la defensa propia, por ejemplo). ¿Ahora se entiende por qué, éticamente, no podemos decirte: “Sí confiesa tu infidelidad” o “No la confieses”?

¿La verdad aunque duela?

confesar o no una infidelidad

Hace unas semanas, te preguntamos en nuestra Encuesta Kinky si tú confesarías una infidelidad o no. La opción ganadora fue: “La verdad, aunque duela”. Un 68% de los participantes asegura que prefiere confesar, sin importar las consecuencias. Esto puede parecer muy loable, pero la realidad es que cuando te encuentras en el momento decisivo de decirle o no a tu pareja, miles de preguntas surgen en la mente y la mayoría de la gente trata de valorar si será lo mejor o no.

¿Depende de las circunstancias?

 Consecuencias infidelidad

El restante 32% de nuestros encuestados respondió: “Si se trata de un hecho aislado, es mejor guardar silencio”. Y justo aquí empiezan los líos. Muchos sexólogos recomiendan que, antes de decidir confesarle una infidelidad a tu pareja, te hagas algunas preguntas que a continuación te presentamos; esto con el objetivo de procurar que las consecuencias de tu confesión sean positivas dentro de lo posible.

Algunas de estas preguntas son: 1. ¿Cuál es el verdadero motivo para confesar? ¿Hacer lo correcto, aliviar tu culpa, darle un pretexto para que el otro termine con la relación, intentar reparar la relación? 2. ¿Cuáles podrían ser las consecuencias? ¿Que vayan a terapia de pareja para trabajar en su relación o crear un caos familiar en el que incluso sus hijos saldrían mal parados? 3. ¿Cómo decirlo de la mejor manera posible?

Como te podrás dar cuenta, no es una decisión sencilla y, por lo mismo, nadie puede decirte qué hacer a este respecto. Al final, la decisión quedará únicamente en ti; lo único que sí podemos decirte son dos cosas: no lastimes al otro en vano y haz una reflexión a profundidad sobre qué es lo que quieres con tu pareja actual; créenos, esto te ayudará a tomar la mejor decisión para ambos.

¡Hazte Kinky!

También te podría interesar: ¿Perdonar una infidelidad? Esa es la cuestión

The Sensual Tea Let`s Kinky