¿Existe el amor a primera vista?

21 enero, 2018 2 mins de lectura
Compartir

Sobre el amor a primera vista siempre habrá discusiones polarizadas; estarán los escépticos que griten a todos los vientos: “¡Eso no existe! Tienes que conocer a la persona para amarla”. Y estarán los idealistas que respondan: “¡Claro que existe! Lo que pasa es que a ti no te ha ocurrido”. Pero, en Let’s Kinky, te decimos como siempre: no hay por qué irse a los extremos, recuerda que el equilibrio es el objetivo.

Y es que aquellos que dicen que no existe tienen razón, pero los otros también. Ahora te explicamos. Si pensamos en el amor como lo expresa Erich Fromm en “El arte de amar”, como aceptación de los defectos del otro y preocupación sincera por su bienestar, evidentemente debes conocer muy bien a la persona para realmente decir que la amas, pues al principio de una relación los defectos nunca salen a relucir.

Pero también es cierto que existe el amor a primera vista. ¿En qué sentido? En el sentido más básico y primitivo del ser humano: el físico, el sexual. En este aspecto, la atracción física sí puede ser (y casi siempre lo es) una cosa inmediata. ¿A quién no le ha pasado? Conoces a alguien y, desde el primer momento, sientes que hay ese “algo”, piensas “de aquí soy” y ya te estás imaginando en un LoveHotel con esa persona. 

Pero una persona Kinky sabe distinguir que ese flechazo inicial debe ser alimentado con constancia para que se transforme en un amor profundo y verdadero; y, lo más difícil de todo, para que ese amor perdure y crezca. Y aquí es cuando entramos nosotros a la ecuación: nuestro objetivo en Let’s Kinky es, además de la picardía y la diversión, darte las herramientas emocionales y los mejores consejos sexuales para que el flechazo se transforme en una relación satisfactoria, plena y, por supuesto, llena de erotismo.

¡Hazte Kinky!

También te puede interesar leer: El amor, según Francisco de Quevedo

The Sensual Tea Let`s Kinky