Menos tabaco, más sex appeal

30 mayo, 2016 2 mins de lectura
Compartir

Es sabido que fumar es perjudicial para los pulmones, el cerebro, los huesos, el corazón y la vida sexual, pero debes saber que además afecta muy directamente la apariencia física.

Muchas personas ven en el cigarrillo como un accesorio de seducción, algo que acentúa la masculinidad de un hombre y aporta un toque erótico a la mujer, sin embargo, fuera de reflectores y escenas de películas, es todo lo contrario. Es desagradable mantener una plática con alguien que tiene aliento a cigarro y que huele mal desde el cabello hasta la ropa. La realidad es que fumar mata y lentamente destruye la imagen, algo que definitivamente deja de ser sensual.

¿Quieres saber por qué? Estos son algunos de los cambios negativos que sufre el cuerpo cuando fumas:

  • Arrugas: Fumar acelera el proceso de envejecimiento y quita el brillo natural del rostro.
  • Manchas en la Piel: Si bien hay algunas manchas en la piel que son propias del envejecimiento, fumar y exponerse al sol favorecen más su aparición.
  • Dientes dañados: Además de poner los dientes amarillentos, fumar causa debilidad en el esmalte y hasta pérdida de dientes.
  • Dedos amarillos: La nicotina del tabaco provoca que los dedos y las uñas adquieran ese color.
  • Flacidez: Los químicos del humo de tabaco degradan los componentes básicos de la piel, destruyen el colágeno y elastina, fibras que dan firmeza y elasticidad a la misma.
  • Pérdida de cabello y falta de brillo: El cabello se vuelve más delgado a medida que las personas envejecen y en el caso de los fumadores este proceso se acelera. Pero eso no es todo, la pérdida de cabello y la falta de brillo también son consecuencia del cigarro.

Con todos estos puntos sería un error seguir creyendo que fumar es sexy. Recuerda que seas hombre o mujer, tener una piel sana, oler bien, tener buen aliento y lucir saludable, son los verdaderos factores que realmente atraen y seducen.

No pierdas el estilo y ¡Hazte Kinky!

The Sensual Tea Let`s Kinky