De cuando el “Me Too” llegó a México

2 abril, 2019 4 mins de lectura
Compartir

“Me too” (Yo también) es el nombre de un movimiento en redes sociales cuyo inicio se remonta al año 2017, cuando un considerable número de mujeres comenzó a denunciar por acoso sexual al productor de cine y ejecutivo estadounidense Harvey Weinstein, teniendo como resultado el uso del hashtag #MeToo como medio para denunciar la agresión y el acoso sexual en las redes sociales, con la intención de generar presión ante las autoridades y medios para esclarecer lo antes posible dichas acusaciones, así como para hacer conciencia de la situación en que se encuentra el género femenino alrededor del mundo.  

Pese a que desde el primer momento de su aparición algunas mujeres pertenecientes a la farándula mexicana, como Sofía Niño de Rivera, Karla Souza y Sabina Berman, se unieron a este tipo de denuncias, no ha sido hasta hace unas semanas que el famoso movimiento ha cobrado fuerza y popularidad en México.

Te recomendamos leer: Ni machismos ni hembrismos

Abarcando ámbitos como la literatura, el cine, la música, el teatro y en general la industria creativa del país, mediante el uso de hashtags como #MeTooAcadémicosMexicanos,#MeTooEscritoresMexicanos, #MeTooCineMexicano, #MeTooMúsicosMexicanos entre otros, comenzaron a aparecer denuncias anónimas que buscan exponer a diversas personalidades cuyos puestos de poder, contactos influyentes o posición social, funcionaron como medio para exigir favores sexuales o acosar a mujeres bajo el supuesto requisito para apoyarles en la realización de sus carreras. 

Tras la oleada de acusaciones, hay quienes de una forma u otra han reaccionado ante dicho suceso, tal es el caso del integrante de la banda mexicana Botellita de Jerez, quien esta mañana sorprendió a todos con su deceso, el cual se encuentra relacionado con las previas acusaciones que de manera anónima se hicieron en su contra, pues a través de un post en Twitter, una chica denunció que cuando tenía 13 años, Armando Vega Gil abusó de ella. 

Cabe resaltar que al ser un movimiento que busca dar voz a las mujeres que no se sienten seguras de denunciar o hablar al respecto, la anonimidad resulta clave, pues funge como medio para proteger la identidad de las denunciantes, sin embargo, aunque muchas de estas denuncias no han podido ser verificadas, hasta el momento han puesto en el escarnio público a músicos como León Larregui, el guitarrista de División Minúscula, así como varios integrantes de Panteón Rococó, y muchas personalidades más de diferentes ámbitos. 

Haciendo conciencia de que si todas las mujeres que han sido acosadas o agredidas sexualmente hicieran un tuit con las palabras “Me Too”, se podría mostrar a grandes rasgos la magnitud del problema que representa la violencia de género en México y el mundo, pues dicho movimiento ha comenzado a causar un efecto dominó que está derivando en un suceso internacional, para erradicar y concientizar acerca de la situación de las mujeres a nivel global. 

Así mismo, es verdad que bajo el anonimato también pueden surgir comentarios de odio y falta de entendimiento que desemboquen en falsas acusaciones y por ende en la desacreditación de dichas denuncias, provocando que el movimiento, se aleje de sus objetivos y finalidades principales que, sin duda, es dar voz a quien no la tiene y, en especial, recordarle a las personas que, si han sido víctimas de alguna de las situaciones que denuncia #MeToo, pueden sentirse seguras de alzar la voz, pues siempre habrá gente dispuesta a escucharlos. Pero, si desafortunadamente no es así, entonces brinda tu apoyo de la mejor manera posible, esa actitud también es Kinky. 

¡Hazte Kinky!

Te recomendamos leer: Las campañas más Kinky con motivo del Día de la Mujer

 

The Sensual Tea Let`s Kinky