Poesía erótica que explora el feminismo

3 octubre, 2018 2 mins de lectura
Compartir

Cierta secta feminista se da consejos prematrimoniales

“…Trabajada despiadadamente por un autómata que cree que el cumplimiento de un cruel deber es un asunto de honor”. Andrea de Nerciat

Y besémonos, bellas vírgenes, besémonos.

Démonos prisa desvalijándonos

destruyendo el botín de nuestros cuerpos.

Al enemigo percibo respirar tras el muro,

la codicia se yergue entre sus piernas.

Y besémonos, bellas vírgenes, besémonos.

No deis pródigamente a la espada,

oh viril fortuna, el inviolado himen.

Que la grieta, en el blanco ariete

de nuestras manos, pierda su angostura.

Y besémonos, bellas vírgenes, besémonos.

Ya extendieron las sábanas

y la felpa absorbente está dispuesta.

para que los floretes nos derriben

y las piernas empapen de amapolas.

Y besémonos, bellas vírgenes, besémonos.

Antes que el vencedor la ciudadela

profane, y desvele su recato

para saquear del templo los tesoros,

es preferible siempre entregarla a las llamas.

Y besémonos, bellas vírgenes, besémonos.

Expolio singular: enfebrecidas

en nuestro beneficio arrebatemos

la propia dote. Que el triunfador altivo

no obtenga el masculino privilegio.

Y besémonos, bellas vírgenes, besémonos.

Con la secreta fuente humedecida

en el licor de Venus,

anticipémonos,

de placer mojadas, a Príapo.

y con la sed de nuestros cuerpos, embriaguémonos.

Y besémonos, bellas vírgenes, besémonos.

Rasgando el azahar, gocémonos, gocémonos

del premio que celaban nuestros muslos.

El falo, presto a traspasarnos

encontrará, donde creyó virtud, burdel.

¡Dale sentido a tus sentidos!

Si te gustó, también te podría interesar esto: Ana Rossetti y los placeres de la primera vez

The Sensual Tea Let`s Kinky