2 poemas de amor de Francesco Petrarca

20 julio, 2016 2 mins de lectura
Compartir

No tengo paz ni puedo hacer la guerra…

No tengo paz ni puedo hacer la guerra;

temo y espero, y del ardor al hielo paso,

y vuelo para el cielo, bajo a la tierra,

nada aprieto, y a todo el mundo abrazo.

 

Prisión que no se cierra ni des-cierra,

no me detiene ni suelta el duro lazo;

entre libre y sumisa el alma errante,

no es vivo ni muerto el cuerpo lacio.

 

Veo sin ojos, grito en vano;

sueño morir y ayuda imploro;

a mí me odio y a otros después amo.

 

Me alimenta el dolor y llorando reí;

La muerte y la vida al fin deploro:

En este estado estoy, mujer, por ti.

En la muerte de Laura

Sus ojos que canté amorosamente,

su cuerpo hermoso que adoré constante,

y que vivir me hiciera tan distante

de mí mismo, y huyendo de la gente,

 

Su cabellera de oro reluciente,

la risa de su angélico semblante

que hizo la tierra al cielo semejante,

¡poco polvo son ya que nada siente!

¡Y sin embargo vivo todavía!

A ciegas, sin la lumbre que amé tanto,

surca mi nave la extensión vacía…

 

Aquí termine mi amoroso canto:

seca la fuente está de mi alegría,

mi lira yace convertida en llanto.

Si quieres seguir fomentando el erotismo en tu vida amorosa, te recomendamos leer 5 libros indispensables para aumentar tu erotismo

The Sensual Tea Let`s Kinky